La moda de las pulseras con dijes

0,00 €
5 1
,
5/ 5
Impuestos incluidos

Las pulseras con dijes son posiblemente tan antiguas como el concepto de joyería en sí. Ahora ha regresado la moda de las pulseras con dijes, pero ya desde los albores de los tiempos, los humanos se han adornado con pequeños objetos interesantes; sin duda, el hombre primitivo atribuyó algún tipo de significado espiritual a las conchas, huesos y guijarros que colgaba alrededor de su cuerpo. 

Pero fue la reina Victoria quien popularizó las pulseras con dijes tal como las conocemos hoy. Adornaba sus muñecas con preciosas baratijas que simbolizaban a sus seres queridos, una moda que despegó entre la nobleza de la época, que decoraría las suyas con objetos curiosos y exóticos recogidos en sus viajes...seguir leyendo....

Cantidad

Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, los soldados regresaron con baratijas de fabricación local como obsequio para sus seres queridos, que se convirtieron en joyas. 

En la década de 1940, las pulseras con dijes se habían convertido en un rito de iniciación para las adolescentes. Cada amuleto marcó un hito, desde "los dulces 16" hasta compromisos, bodas e hijos, y docenas de momentos más: una vida contada a través de joyas. 

Es este aspecto podemos asegurar que las pulseras con dijes confeccionadas en masa están marcando 'tendencia'  como lo ha demostrado la joyera británica Annoushka Ducas a través de su última creación, My Life in Seven Charms.

La idea es simple: siete amuletos que representan la vida del usuario, realizados en oro de 18 quilates y piedras preciosas y desarrollados en el transcurso de varias conversaciones personales con la propia diseñadora cuyo resultado final es una hermosa pulsera con dijes o charms alusivos a la vida de quien la encarga. Esta creadora lo describe como una "pequeña biografía"  y, agrega que  "es muy interesante pensar en cómo describirías tu vida en siete amuletos".

Su propia biografía enjoyada presenta un submarino de zafiro amarillo, una referencia a la canción de los Beatles que recuerda bailar cuando era niña con su difunta madre; un esqueleto de pez dorado para representar el negocio del pescado que dirigía su madre y los gemelos en forma de pez que iniciaron su carrera en la joyería; una pata de perro tachonada de diamantes para sus amados bulldogs franceses y cuatro perlas en una vaina de guisantes de oro para sus cuatro hijos. 

También hay un teleférico tachonado de rubíes, una referencia al amor de la familia por el esquí; y un globo con un rubí ambientado en Hong Kong, donde conoció a su esposo.

Las pulseras terminadas con dijes van acompañadas de un álbum de recortes personalizado que detalla el proceso de diseño y los recuerdos que motivaron cada baratija. “Me encanta el hecho de que cuando ya no esté, mis hijos podrán hablar con mis nietos sobre cada amuleto”, continúa la diseñadora.

“Es un vehículo para que las historias se transmitan y no puedo pensar en muchas otras cosas que lo hagan. Podrías escribir un libro o encargar una pintura o una película, pero esto es algo que se puede usar y que es un tema de conversación inmediato".

Post 176

Opiniones

Escribe tu opinión

La moda de las pulseras con dijes

Las pulseras con dijes son posiblemente tan antiguas como el concepto de joyería en sí. Ahora ha regresado la moda de las pulseras con dijes, pero ya desde los albores de los tiempos, los humanos se han adornado con pequeños objetos interesantes; sin duda, el hombre primitivo atribuyó algún tipo de significado espiritual a las conchas, huesos y guijarros que colgaba alrededor de su cuerpo. 

Pero fue la reina Victoria quien popularizó las pulseras con dijes tal como las conocemos hoy. Adornaba sus muñecas con preciosas baratijas que simbolizaban a sus seres queridos, una moda que despegó entre la nobleza de la época, que decoraría las suyas con objetos curiosos y exóticos recogidos en sus viajes...seguir leyendo....

Escribe tu opinión